Zoe Valdés califica de ‘esbirro’ a Manolín, el Médico de la salsa

Tienen suerte los esbirros estos de que Estados Unidos sea un país de leyes, y por una parte de eso se aprovechan, de las leyes que también los benefician hasta cierto punto, y contra las cuales berrean ellos en los escenarios impuestos por quienes les han impedido vivir dentro de la legalidad de una sociedad que pudo haber sido de las más desarrolladas. Alguna ley existirá en Estados Unidos que impida que los representantes de los genocidas vengan a esquilmar el dinero de los contribuyentes para brindarle oxígeno a una dictadura de 58 años. Y si esa ley no existe habrá que inventarla.

Lee todo el post aquí:

Hispanista revivido.